Historias desconocidas

Heme aquí,

contándole historias a los pergaminos viejos y empolvados…

Atrayendo ojos invisibles, intentando trasmutar la realidad que ella ignora.

Heme aquí,

Idealizándola como una diosa del mundo astral de mis pesares que han de

envolverla en seda negra.

Yo, apostando equivocadamente, siendo abrazada por los lánguidos brazos

nocturnos que ahogan mi capacidad de expresarle lo inexpresable a través

de mis miradas esquivas.

Y ella, existiendo ferozmente, volviéndose dama de todas las atenciones y

deslumbrando los nocturnos valles en los que se encuentran atrapados sus

demonios más fuertes.

Aquí yace en mi mente, ausente y silenciosa… y me gusta.

Persigo su dulce aroma como el guía a lo extraviado y desconocido, pero huye.

Deposita pequeñas acciones casi desapercibidas que incentivan a los cálidos

capullos abrirse de manera angelical y florezcan así esperanzas que yacían

muertas y luego danza hacía su guarida pero no logro alcanzarla.

Heme aquí,

imaginando como dejar flores en su alcoba tibia.

Cómo llevarla hasta las profundidades de los hoyuelos que abren al cielo de

par en par y mostrarle las constelaciones jamás vistas con tan solo

mirarla a través de los reflejos de las luces de un humeante y frío lugar.

Heme aquí,

contándole las sonrisas vespertinas, mañaneras y nocturnas…

Heme aquí,

contándole historias que quizá ella nunca conocerá.

 

flower-769914_960_720

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s