¡Salva a este ser!
Entre espinazos crudos, embelesados,
Pardos, y obstruidos,
ha adentrado sus ánimos a las tempestades,
avivando ingrata, restos de muertos.

Siente arder sus adentros vidriosos,
como quimeras pasajeras.
Mil años que te digo, de recorridos mansos,
bajo los ojos ciegos de fortunas encubiertas.

Si sus vanos pensamientos invocaran
a las colinas inertes, pasajeras y alzadas
en poblados, ¡tan alto apuntarían!
Abrazada a posibilidades en brazos de quietud.

¡Salva este ser!
Apuntando a los lóbregos ojos se encuentra,
batallando a los sortilegios, aclamando en
silencio… En el eterno silencio.
Si sus grandezas no agrietan a este cuerpo,
siento que no vivo.

Grace Suárez R.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s