Hilo rojo del recuerdo

Aquella noche descargó su ira contra el frágil pergamino que adorna la finura de su piel morena. En ellas se derramaron los recuerdos deslizándose con total libertad como un hilo rojo que danza a la solemnidad palpable de algún lugar. Allí, justo allí donde la soledad ha dispuesto de sus muertos con absoluto respeto, arrastrándolos…

Anuncios

La noche de los olvidados

Se aglomeraban en sus ojos las horas de viaje con el implacable peso del camino sin recorrer. La carretera se extendía y deformaba hasta ser un hilo negro tendido en un extenso manto amarillento y empolvado tras el abandono eterno. Sus muñecas giraron y se entornaron sin consultar al resto del cuerpo, y antes que…

De madrugada

Al son del silencio quejumbroso, a su son, con el tictac de un reloj acabado entre melancolías pasajeras. A los gritos inaudibles, magnificas voces de canticos espectrales colándose por los grandes ventanales y su sonata intranquila al danzar brusco de los árboles. Allí en la absoluta quietud, abrazado por rasgaduras ensombrecidas por la noche, y…

Puesta de sol

Ella es tan improbable como mis atardeceres en la playa… Extrañamente me encuentro allí para atraparla, para ver como se vierte su cuerpo sobre el mar, para alucinar con sus esquivas emociones, y entretenerme entre tantos mutismos insensatos. Es tan serena como esa gran esfera dorada que se sumerge en las profundidades… Es tan atípica,…

Anhelo negado

El terciopelo blanco y etéreo se confunde enseguida con la cristalina aura de naturalidad y belleza frágil que sus ojos irradian. Eran aquellos ojos, faros de luz y sensibilidad que con potencia iluminaban un sitio insulso y desaliñado, tanto que nos negaba el goce de las palabras abiertas a los sentires del cuerpo. De nuevo…

Pensamiento triste

Extraño aquellos días de depresión y miseria. Me hacen falta de verdad ver aquellos horribles actos de personas cegadas por el dolor. Quisiera que volvieran esos días en los que jóvenes que parecían clonaciones se mataban entre sí para complacer a viejos arrugados que nunca han salido de la comodidad de un cuarto con olor…