Extraño aquellos días de depresión y miseria. Me hacen falta de verdad ver aquellos horribles actos de personas cegadas por el dolor.

Quisiera que volvieran esos días en los que jóvenes que parecían clonaciones se mataban entre sí para complacer a viejos arrugados que nunca han salido de la comodidad de un cuarto con olor a perfume caro y lencería de cuero. Viejos asquerosos que de solo verlos a la cara tú estomago se retuerce al punto de casi quemar tu garganta con los ácidos que guarda.

Desearía que volvieran aquellas épocas en las que la hambruna se apoderó del pueblo, donde las madres rogaban que sus hijos murieran para que se liberaran de la terrible tortura a la que llamaban vida.

Los hombres que no mataban hombres, abusaban de ellos. Las mujeres destruían la vida antes de llamarse vida y otras simplemente nunca pudieron tener en ellas la dicha infinita de cosechar el fruto que germino en ellas.

Extraño aquellos días de crisis moral y de una sociedad corrupta, porque en aquellos tiempos… en aquellos tiempos ustedes se acordaban de mí.

 

William Mørket.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s