Aquel silencio va sobre sus débiles hombros,
herido va…
Día tras día observa su intensidad,
cuando exhala ese denso aire,
cuando pena sin mirar a nadie,
cuando anda, solo cuando anda.

Y nadie logra ver sus torturas,
nadie ve sus marcas y malestares,
nadie ve que por dentro se desmorona,
no, no hay nadie.

Y el silencio huye volante,
huye a otros sitios menos ruidosos,
o, a brazos inexistentes,
huye para darse valor o
autodestruirse en eterna calma y soledad.

Grace Suárez R.

Anuncios

3 comentarios en “Silencio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s