¿Por qué habéis de alejar de mis pupilas

el ente pacificador de mis eternas agonías?

¿Por qué en la penumbra de su andar

 habéis de ignorar mis voces que a cantar desahogaran

sus suspiros por usted?

Huyente dama,

 si en su ausencia yo muero y lloro

 imagine cuantas flores nacerán en la punta

de sus labios al juntarse con los míos.

Huya si así lo desea,

pero el eco de mis letras en la voz del viento

le seguirá hasta el último suspiro de mi tumba.

 

Grace Suárez R.

Anuncios

2 comentarios en “Huyente dama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s