Ellos se habrían mirado, y se reconocerían al instante, ambas parejas de ojos fijos y cristalizados tras el fuerte choque de las risas que levitaban entre palabras divagantes en un bar pequeño. Las cervezas frías que atenúan el ambiente y la mesa que los distancia se desvanecen ante el inminente choque. Habrían atendido el uno al otro mientras cobraba sentido un inverosímil encuentro. Ella cree fervientemente en el destino y sabe que no es casualidad haber encontrado lleno el sitio anterior al que acudió puesto que su carro se había pinchado en la mañana al pasar sobre cristales rotos en una autopista, era imperativo que sucediera. El retraso de tomar un taxi junto a su amiga le impidió conseguir una mesa en el lugar donde conseguían su coctel favorito y dejándole sin más remedio que visitar bares cercanos.

Él, por el contrario, había logrado escaparse de su trabajo. No solía beber los viernes porque lo consideraba inoficioso, pero aquel día fue persuadido por un compañero al que debía un favor. Dicho sujeto frecuentaba aquel lugar, vivía sumido en el alcohol y luchaba constantemente porque su vicio no afectara su labor. Aunque ambos tienen sus diferencias son excelentes trabajadores y se encontraban aliados por el futuro de un proceso nuevo en la compañía y ahora la conexión era más humana, empezaban a quedar atrás diferencias insignificantes.

Él quería ayudarle con su problema con la bebida y por eso aquella mañana cuando iban en el taxi rumbo a una importante reunión notó que su amigo tenía una botella en la mano, sintió pena y una profunda rabia, deseo con todas sus fuerzas arrancarle la botella de la mano y lanzarla por la ventana sabiendo que podía terminar incluso en un accidente. Pero no lo hizo, aquella botella verde jamás se estrelló con el asfalto, ni quedaron sus punzantes piezas entre las losas de la carretera. Cristales que nunca se enterraron en las llantas de ningún carro y que le permitieron a ella llegar temprano a su pub preferido y encontrar una mesa muy lejos de la vista de él.

 

Isaac Benavides.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s