Voces que gritan y se desgarran
a las pulverizantes verdades.
Dotes imprecisos los que
esconden cada grito.
Los ceremoniosos valles
donde se ocultan aquellos ecos
esperaran el encuentro con
la lúgubre noche.
Desaparecerán o quizá
se perderán entre los sonidos
silbantes, pero su intensa resonancia
volverá a su dueño.
Ese acabado ser que al frescor
ardiente del líquido ámbar que se
vierte por su garganta
recordará con amargura esa ventisca
que dejó escapar de sus entrañas.
Volverá con desquicia y sobrado
de energía.
¿Quién tuviera huecos en el alma
para atrapar con fervor la fuerza de la voz?
¿Quién pudiera atragantarse de silencios
cuando las voces internas llaman con pesadez
aquellos recuerdos?
¿Quién pudiese escapar de los recuerdos no
tendría voz o solo no poseería recuerdos?

Grace Suárez R.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s