Y viene otra vez esa avalancha de reclamaciones espesas como una gran cantidad de fango que se resbala, que corre, me recubre y me irrita. De nuevo las palabras brotan de una tierra que parecía infértil y se alzan como ramas secas hacia el sol, manos esqueléticas que claman al cielo por aptas de esa lluvia de piedad que nunca llegará. Entonces los malditos dedos y sus puntiagudas terminaciones se giran hacía mí juzgando con desdén, creyéndose dueños de un futuro que no les pertenece ¡Malditos!

Lo peor es que debo levantarme y la “vida” me arrebata aquello que representa mi único deseo. Cuando lo noto estoy como en incontables veces, sumergido en un caos de lamentos y gritos, alaridos cercanos, el sudor me acaricia la mejilla casi burlándose, me reta; la camisa me aprieta; la vida, me presiona.

Llegada la noche la luna baja y me seduce en el dulce paseo efímero y hechizante que reconforta y redime, me limpia en el profundo silencio tan suave, sedoso manto exquisito al tacto, tan liso e inmaculado que me arropa. Quiero más de tí noche, y tu tranquilidad infinita. La meditación profunda y la sapiencia sin límite. Este es el nepente que mil veces se nombró en libros y narraciones fantásticas de aquellos poetas olvidados con los años.

Podría odiarte sol, por interrumpir esta velada y arrojarme siempre al ardiente pozo del que solo logró escapar cada noche. Estas cuatro paredes de cartón solo confirman la idea que hay finales peores que la muerte. Me pediste que dejara la inocencia y enseguida caí rendido a las torturas de los vicios que devoran una sociedad de absurdos; me pediste entonces que renunciara a la paz verdadera y me lancé al caldo revuelto del exterior. Por fin me rogaste que sufriera la soledad dentro de las muchedumbres y con gusto me abandoné a la corriente. ¿Qué más quieres de mí?

Otra vez me asfixio, la respiración me falta; el fango es ahora cómplice del sudor; mis uñas se desvanecen y de ellos solo queda un polvillo en mi camisa; las lágrimas ¡Deja de temblar maldita sea y cierra tus ojos!

Isaac Benavides.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s