Eterna Pena

Yo he bebido la sangre de mártires con rostros, los de finas armaduras que apaciguan al llanto de los dolientes. Vi verter sus esperanzas muertas en zanjas de piedra y juré roer sus huesos hasta volverlos tierra. Abalancé las instancias febriles de mi espíritu viajero que solo hallaba consuelo en los rescoldos de otras esencias…

Anuncios

Voces

Voces que gritan y se desgarran a las pulverizantes verdades. Dotes imprecisos los que esconden cada grito. Los ceremoniosos valles donde se ocultan aquellos ecos esperaran el encuentro con la lúgubre noche. Desaparecerán o quizá se perderán entre los sonidos silbantes, pero su intensa resonancia volverá a su dueño. Ese acabado ser que al frescor…

Hoy no escribe el autor

Hoy no escribe el autor talentoso, el de la magia en los dedos y el frenetismo en el alma. Hoy no escribe su fina figura a contra luz, hoy la sombra se le quiebra al contacto con el papel, y la sensación pensativa de cada palabra huye tan lejos que no se puede atrapar. Hoy…

Arrástrame

Arrástrame como las nubes a la noche, como la amarga atadura de las horas. Arrástrame entre las hojas volantes cargadas de sutileza al deseo. Arrastra mi alma entrañable contigo amor mío que en mí queda el insólito sabor de extrañar. Grace Suárez R.

Vieras tú

Vieras tú con que artificio desdibujo tu silueta en mi frente, como entre liras mis visiones, escondidas en los ramilletes de tus cabellos. Si a mis voces el otorgaras el aliento de tu alma, armaría el valle mas perfecto con las letras que surgen al rayo de sol. Vieras tú el entusiasmo con el que…

Ausencia

Quizá tu pensamiento se pregunte el augurio que anunció con ahínco mi partida. Te sabrás dichosa o pensante escultural dama, pero oyóse mis verdades junto a tu portal. Si la vida me escasea los heridos sentires, me he de perder irónica en la desdicha. Tenue e hirviente el alma mía que lanzose sus espigas a…

Paraliza

I Paraliza el tiempo, incierto y hendido, vibrante, febril, atrapado en sus talentos. II La vi pasear un día, dichosa de sus liras, ¡Qué cantares tan esbeltos! Retumbando suave a mis oídos. III Quise cantar yo un día y me abandonó el silencio, ¿Acaso su voz se llevó mi amor y por eso he enmudecido?…

Debajo del árbol

Debajo de mi árbol las hojas me saludan, titilando entre sus claros y oscuros. Yo me siento y me acomodo con la parsimonia letal de quien olvida. Y me digo con tranquilidad: Alguien ya me está olvidando. Grace Suárez R.

Imagina

Imagina tú las flores cuando nacen en tu delicado parpadear, la voz susurrante que silba con el viento y hace volar tus cabellos. Imagina tú los apagados días que se consumen en la negrura de tus ojos, el cansancio que se acumula en tu cuerpo, y las soledades que dejan su rastro en tu piel.…

Duele

Duele la brisa que despliegas cuando pasas y no me miras. Duele la noche furtiva que se avecina a la ausencia de tus besos. Ausente estas… Y mi espíritu se adormece al tacto frío de tus recuerdos. Y me llamas sin las palabras que pronunciabas en cada velada. Y luego te pierdes en temblorosos matices…